viernes, 19 de noviembre de 2010

Brownie versus Blondie

Como muchos de vosotros ya sabeis, para el día 3 de diciembre os proponemos que nos mostréis vuestras recetas/fotos de brownies o blondies.
Yo hoy os escribo desde Gourmenderies para explicar un poco la diferencia entre los dos. Probablemente ya la conoceréis pero además quiero profundizar un poco en su historia y curiosidades. Lo he leído en el libro Field Guide to Cookies, escrito por Anita Chu. Soy admiradora de su blog, y si queréis podéis visitarla en Dessert First.
BROWNIES
Los Brownies que para muchos de nosotros nos parece un tipo de bizcocho, en realidad son un tipo de galleta americana caraterizada por su forma de bloque y su rico sabor a chocolate.

Hay dos tipos comunes de brownies: los que son de textura más densa y otros que son más esponjosos debido al uso de levadura en su proceso de elaboración.

Brownies -tal y como su nombre indica (morenos)- son de color marrón oscuro y crean una costra en su superficie durante el horneado.



Imagen cedida por Puri de su blog Cooking Lovers

Muchas de las recetas de brownies a menudo añaden nueces a la masa, y la preferencia de añadir nueces o no a la masa és motivo de debate entre los entusiastas de los brownies. Yo personalmente los prefiero com pocas nueces, y vosotros?
En Estados Unidos és frecuente untar su superficie con el frosting “de moda”: xocolate, helado… imaginación al poder!!!
Las primeras recetas de brownies aparecieron en The Boston Cooking-School Cookbook en 1906, editado por Fannie Farmer, y en 1907 en la edición de Lowney’s Cook Book escrito por Maria Howard. Esta coincidencia se debe al hecho que la accesibilidad al chocolate aumentó entre la población americana. Pero no fué hasta los años 20 que los brownies empezaron a tener más popularidad, y desde entonces tienen su sitio hecho en los libros de reposteria americana.
El mejor acompañamiento para los brownies es un vaso de leche. También se pueden servir solos, con una base de crema inglesa o acompañados de un helado de vainilla.
También hay muchas maneres de versionar a los brownies: añadir frutos secos, pepitas de chocolate, añadir unas cucharaditas de café instantaneo que le dará un sabor más intenso. Y otra opción más sofisticada puede ser añadir una cucharadita de extracto de menta dandole un toque más festivo para ahora por ejemplo las fiestas navideñas (para los camellos o los pajes de los Reyes de Oriente –seguro que nos lo agradeceran-).
También podemos variar las proporciones de los chocolates (chocolate amargo o chocolate con leche) aunque Anita Chu nos aconseja de no usar solamente chocolate con leche ya que no proporcionará al brownie suficiente sabor. Otro consejo que nos da es esperar a enfriar la preparación de chocolate antes de añadir el resto de los ingredientes de la masa. También nos recuerda que para que el brownie quede untuoso al paladar no debemos propasarnos con la cocción: así que cuando lo pinchemos con un palillo, el centro no debe salir completamente seco, sino con algunos restos de masa, y el centro del brownie tendrá un aspecto ligeramente húmedo.
Los brownies se conservan bien en un contenedor hermético (tipo tupper) durante 4 días a temperatura ambiente o en el congelador durante 2 semanas.

BLONDIES
Ahora que ya sabemos que no se trata de un bizcocho sino de una galleta, la versión “rubia” de los brownies.
Su color es dorado oscuro y a menudo se sirve en cuadrados delgados, al igual que con los brownies.

Imagen cedida por Puri de su blog Cooking Lovers

Los blondies tienen un sabor dulce, ellos también lo llaman “butterscotch” y su textura es delicada, parecida a la del bizcocho, de ahí a que pensaramos que es un bizcocho. Al igual que los brownies en la masa se le pueden añadir frutos secos y pepitas de chocolate.
Pero la diferencia entre los brownies y los blondies no solo radica en el la preséncia o no de chocolate, la principal diferencia es que los blondies prescisan de levadura para crear su delicada textura, mientras que ya hemos dicho que habitualmente los brownies no la lleban.
Los Blondies tienen su origen en los pasteles de la America colonial en las que se usaba el azúcar moreno o la melaza, y posiblemente fureon estos pasteles los precursores de los modernos blondies. Curiosamente los blondies no se empezaron a popularizar hasta la década de los 70, con lo cual muchos pensamos –errónemamente- que estos són posteriores a los brownies.
Mientras que la receta básica de los blondies lleva en su masa solo chocolate chips y nueces pecanas, muchos otros ingredientes són posibles como: butterscotch chips, manteca de cacahuete chips y las nueces.
En cuanto a los consejos de cocción que nos explica en su libro Anita Chu són los mismos que para los brownies, es decir, que al salir del horno tienen que parecer poco cocidos para asegurar su más rica textura en nuestro paladar.
Así pues, os animo a que participeis en esta propuesta para este mes, y os invito a ver más fotos y las receta de los blondies y brownies que nos porpone Puri en Cooking Lovers así como el blog de Dessert First.
Fuentes: Field Guide to Cookies, Anita Chu
Cooking Lovers, Puri

5 comentarios:

Las Tartitas de Llanetes dijo...

Hola! Me habéis escrito en mi blog preguntando si quería participar en el reto y la verdad es que me haría muchísima ilusión! Pero como soy nueva en esto no tengo mucha idea de cómo va la cosa, si me lo pudiérais explicar con un poquito más de detalle...

Mglòria dijo...

Hola Tartitas de Llanetes, bienvenida a Reto Dulce. Siento la demora en mi respuesta, he tenido un fin de semana liadísimo.
Creo que lo mejor es que escrivieras un mensaje a Postreadicción, su creadora fue la que me envió un enlace donde me inscrivia como participante.
Siento no poder resolver tus dudas mejor. Yo también soy nueva por aqui!!
Un saludo,
Mglòria

Madeleine dijo...

No se ven las fotos! :(

Y yo conocía a los blondies como brownies hechos con chocolate blanco... y en ninguno uso polvo para hornear, que es como se llama acá en México... la levadura es la que se usa para panificación! ;)

Saludos!

Mglòria dijo...

Hola Madeleine,
Siento mucho que no se vean las fotos... la verdad es que no se que pasa.. miraré otra vez de arreglarlo porque ya lo prové y no pude solucionarlo.
Toda esta información la saqué, como digo en el post, de un libro de Anita Chu. Y si és cierto que el chocolate blanco és el principal ingrediente de los blondies.
DISCULPAD POR LA NO VISULALIZACIÓN DE LAS FOTOS!
Un saludo a todos,
Mglòria

Madeleine dijo...

Ya se ven!! :) mmmm ! que rico!